La meditación
una fuente inagotable de felicidad
El propósito de la meditación es cultivar estados mentales que nos proporcionen bienestar y tranquilidad.
  • Al igual que cuando examinamos diferentes objetos distinguimos entre los que nos resultan útiles y los que no, lo mismo debemos hacer con nuestros pensamientos.
  • Debemos observar nuestra mente en todo momento y distinguir entre los pensamientos beneficiosos y los perjudiciales. Las personas que se adiestran de este modo son verdaderamente inteligentes.
  • Aprende a meditar con la nueva presentación que ofrece el budismo moderno, adaptado a nuestra vida actual.
  • Con las clases de meditación aprenderás técnicas para calmar la mente que te ayudarán a generar pensamientos positivos y disfrutar así de una vida con menor estrés y mayor felicidad.
  • A medida que profundices en la meditación, serás capaz de afrontar los problemas de una manera más constructiva, reduciendo así la ansiedad y el sufrimiento.

Por medio de la meditación, aprendemos a crear un espacio en nuestro interior y una claridad mental que nos permiten controlar nuestra mente sin que nos afecten las circunstancias externas. De manera gradual, adquirimos una estabilidad mental que nos permite estar siempre felices, en lugar de oscilar entre los extremos de la euforia y el desaliento.
Si practicamos la meditación con regularidad, finalmente lograremos eliminar las perturbaciones mentales, la causa de todos nuestros problemas y sufrimientos. De este modo, disfrutaremos de paz interna permanente. A partir de entonces, día y noche, vida tras vida, solo experimentaremos paz y felicidad.

Ven. Gueshe Kelsang Gyatso Rimpoché